San Francisco y el sultán

San Francisco y el sultán

sábado, 28 de octubre de 2017

Asambleas federales en Indonesia y España

Federación Santa Inés de Praga de Indonesia.

El día domingo 15 de octubre de 2017, la Asamblea Federal de las Clarisas Capuchinas en Indonesia eligió el nuevo Consejo Federal  para guiar la Federación por el trienio 2017- 2020. Fueron elegidas:

Presidente : Sr. M. Agnes Ginting OSCCap
Vicaria : Sr. M. Coleta Simamora OSCCap
Consejera I : Sr. M. Beatrice OSCCap
Consejera II : Sr. M. Antoni OSCCap
Consejera III : Sr. M. Vincentia Zebua OSCCap




Federación Santísima Trinidad de España

Durante los días 23 al 26 de octubre se ha celebrado la Asamblea de la Federación Santisima Trinidad, con la lección de la Presidenta y Consejo para los proximos 4 años:



Presidente: Hna. Mª José Cano (Puerto de Santa María (Cádiz)
Primera Consejera y vicaria: Hna. Mª Gemma Villanueva (Córdoba)
Segunda Consejera: Hna. Mª Pilar Montoro (Granada)
Tercera Consejera: Hna. Maricela Rodríguez (Santa Cruz (La Coruña)
Cuarta Consejera: Hna. Juliana Wanjiku (Puerto de Santa María (Cádiz)


Pedimos al Señor la fuerza de su gracia para que puedan llevar adelante este servicio con discernimiento y alegria.

jueves, 26 de octubre de 2017

Villa Elisa, Argentina

Monasterio Santa Clara


Las Clarisas Capuchinas llegaron a la Argentina en el siglo XVIII, requeridas por el virrey de España, por su fama de santidad y austeridad y con el fin de recibir las candidatas sin la exigencia de la dote. Su primera residencia fue en el centro de la ciudad de Buenos Aires, donde se hicieron famosas. Gracias a la intercesión de Santa Clara y la oración de la hermanas, la ciudad se vio liberada en los primeos años de 1800 de las invasiones inglesas, por lo que en agradecimiento, la santa de Asis fue declarada segunda patrona de la ciudad.  
A principios del siglo XX, la comunidad de Buenos Aires decidió pasar  de la observacia capuchina a la coletina. El grupo de monjas que quisieron seguir como capuchinas paso a fundar el monasterio de Montevideo. Luego, a medidos de siglo, retornaron a fundar a la Argentina, a Villa Elisa, en la provincia de Buenos Aires, localidad cercana a la ciudad de La Plata.


Actualmente, la comunidad está compuesta de 5 hermanas, que irradian el carisma de Santa Clara en esta zona. Cuentan con una fraternidad laical en torno al monasterio muy activa, comprometida con la espiritualidad y la ayuda material del mismo. Alguno de los miembros de esta fraternidad ha hecho consgración con votos privados.



Son muchas las personas que participan de las celebraciones buscando un espacio de oración comtemplativa y de vivencia más serena de la liturgia. En modo especial, la musica y los cantos son preparados esmeradamente, muchos de los cuales compuestos por las mismas hermanas. La fraternidad laical realiza frecuentes encuentros de formación en la espiritualidad clariana. 




Para escuchar alguna de sus canciones:

viernes, 6 de octubre de 2017

Beatificación

Arsenio de Trigolo

Capuchino, fundador de la Congregación "Hermanas de María Consoladora"
7 de octubre de 2017, Milán, 10:00 hs






Hermanas de María Consoladora en la misión de Blolequin,Costa d'Avorio

martes, 3 de octubre de 2017

Fiesta de San Francisco


«Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y se las has revelado a los pequeños» (Mt 11,25).

Fragmento de la Homilía del Papa Francisco en Asís el 4 de octubre de 2013

Paz y bien a todos. 
¿Cuál es el testimonio que nos da hoy Francisco? ¿Qué nos dice, no con las palabras, sino con la vida?
1. La primera cosa que nos dice, la realidad fundamental que nos atestigua es ésta: ser cristianos es una relación viva con la Persona de Jesúses revestirse de él, es asimilarse a él.
¿Dónde inicia el camino de Francisco hacia Cristo? Comienza con la mirada de Jesús en la cruz. Dejarse mirar por él en el momento en el que da la vida por nosotros y nos atrae a sí. Francisco lo experimentó de modo particular en la iglesita de San Damián, rezando delante del crucifijo, que hoy también yo veneraré. En aquel crucifijo Jesús no aparece muerto, sino vivo. La sangre desciende de las heridas de las manos, los pies y el costado, pero esa sangre expresa vida. Jesús no tiene los ojos cerrados, sino abiertos, de par en par: una mirada que habla al corazón...
Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: enséñanos a permanecer ante el Crucificado, a dejarnos mirar por él, a dejarnos perdonar, recrear por su amor.

2. Ésta es la segunda cosa que Francisco nos atestigua: quien sigue a Cristo, recibe la verdadera paz, aquella que sólo él, y no el mundo, nos puede dar. Muchos asocian a san Francisco con la paz, pero pocos profundizan. ¿Cuál es la paz que Francisco acogió y vivió y nos transmite? La de Cristo, que pasa a través del amor más grande, el de la Cruz. Es la paz que Jesús resucitado dio a los discípulos cuando se apareció en medio de ellos (cf. Jn 20,19.20)...
Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: enséñanos a ser «instrumentos de la paz», de la paz que tiene su fuente en Dios, la paz que nos ha traído el Señor Jesús.

3. Francisco inicia el Cántico así: «Altísimo, omnipotente y buen Señor… Alabado seas… con todas las criaturas» (FF, 1820). El amor por toda la creación, por su armonía. El Santo de Asís da testimonio del respeto hacia todo lo que Dios ha creado y como Él lo ha creado, sin experimentar con la creación para destruirla; ayudarla a crecer, a ser más hermosa y más parecida a lo que Dios ha creado. Y sobre todo san Francisco es testigo del respeto por todo, de que el hombre está llamado a custodiar al hombre, de que el hombre está en el centro de la creación, en el puesto en el que Dios – el Creador – lo ha querido...
Nos dirigimos a ti, Francisco, y te pedimos: Alcánzanos de Dios para nuestro mundo el don de la armonía, la paz y el respeto por la creación.