San Francisco y el sultán

San Francisco y el sultán

martes, 13 de agosto de 2019

Contemplativas con fuerte irradiación social

Las Capuchinas en Suiza han desarrollado diversas respuestas a las necesidades de la sociedad a través de sus cuatro siglos de existencia. La misión contemplativa se proyectó a un claro compromiso social en el campo de la educación, la promoción de la mujer, la acogida y hospitalidad, la difusión de la espiritualidad y la meditación.
Junto al hermano capuchino Agostino del Pietro, hemos visitado algunos de los monasterios que aquí presentamos:
En la región de lengua francesa del país, en la cuidad de Friburgo, se encuentra el monasterio de Montorge bajo el patrocinio de San José. La comunidad está compuesta por nueve hermanas, que junto a su misión orante, acogen a personas a compartir temporalmente su ritmo de vida contemplativa y alguno de los espacios monásticos. Esta comunidad ha fundado una presencia en el Chad, en Africa central, que luego ha evolucionado a constituirse una congregación misionera diocesana.

Monasterio Montorge

Vista monasterio Montorge
En el centro de Suiza se encuentra la cuidad de Lucerna, donde se radica el monasterio de Gerlisberg dedicado a Santa Ana. A las 7 hermanas de la comunidad local se le suman 4 provenientes de Tanzania, comunidad fundada desde aqui. La integración de la cultura nativa africana con la local producen una bella combinación que se expresa en una liturgia internacional e intercultural donde se alternan la lengua alemana con el suahili.

vista desde el Monasterio de Gerlisberg al lago de los Cuatro Cantones

monasterio de Gerlisberg sobre la colina

Gerlisberg
El monasterio de Solothurn está dedicado al Nombre de Jesús. Sus 8 hermanas tienen una edad avanzada y varias enfermedades. Cuando finalizaron su misión educativa y cerraron la escuela, han desarrollado ellas una buena capacidad de adaptar las estructuras y los espacios de modo de acoger a las personas en una especie de albergue y otras que conviven con las hermanas.

monasterio de Solothurn desde el jardin interno

gran Cristo en el coro de la iglesia
La comunidad de Stans esta bajo el patrocinio de Santa Clara. Con 12 hermanas, algunas más jóvenes y vitales, la comunidad tiene multiples servicios. En la estructura donde funcionaba un colegio en otro tiempo, ahora alojan diversas instituciones de servicio a la comunidad y un sector de hospedaje.

Al fondo la iglesia de Stans, a la izquierda el edificio que era escuela.

vista del monasterio de Stans

vista desde el monasterio
En la ciudad de Zug, el monasterio Maria Opferung vive ya el ocaso de su misión... Solo permanecen tres hermanas, una de las cuales en una casa de salud, y las otras ancianas. Una fundación lleva adelante las obras diversas del monasterio en colaboración con las autoridades del cantón y de la diócesis: oficinas diocesanas, escuela para discapacitados, albergue para estudiantes, factoría de productos de granja, etc... Un proceso donde se entrega hasta el final el sostén de la oración para toda esta obra de bien a la cuidad y la iglesia.

Sr. Anna con casi 90 años, con la juventud y vitalidad de una entrega total
En la zona prealpina se encuentra el monasterio Leiden Chisti de Jakobsbad, con una comunidad de 10 hermanas, varias de ellas jóvenes y dinámicas y un despliegue de servicios de acogida y producción alimentaria y artesanal.

iglesia de Jakobsbad


Sr. Miriam, superiora y presidenta federal

Las Capuchinas en Suiza



Las monjas Capuchinas han tenido un particular desarrollo en Suiza. Su diferencia primera es que no son clarisas, ya que no siguen la regla y espiritualidad de Santa Clara. Son un grupo de hermanas de vida contemplativa y monástica de la Tercer Orden Regular de San Francisco, y están ligadas a la reforma capuchina. 
En Suiza, casi todos los antiguos conventos de terciarias franciscanas de los siglos XIV-XVI sobrevivientes de la reforma protestante fueron transformados en conventos de Capuchinas, bajo el influjo de los frailes, configurando la Tertius Ordo Regularis Capuccinarum
(TORCap). El primero fue el convento de Pfanneregg, bajo la guía del capuchino Ludwig von Einsiedel en 1589. La llamada Reforma de Pfanneregg promovida por Elisabeth Spitzlin se extendió a otros conventos de terciarias.
En 1958 se creó la Federación “Santa Clara” de Capuchinas de la Tercer Orden con 15 conventos, ya sea sujetos al Ministro provincial o al Obispo diocesano. En el año 1965 las hermanas en la Federación eran unas 573 y en el 2006, unas 185, actualmente 100 en Suiza. Las Capuchinas de la Tercer Orden, si bien dedicadas principalmente a la vida contemplativa, también se han ocupado de recibir huéspedes, de impartir el catecismo y por algún período, de la enseñanza en escuelas femeninas. Su tipo de clausura se fue adaptando a estos apostolados, conservando la principal misión
contemplativa por lo que viven propiamente la llamada "clausura constitucional".
Se han realizado tentativas misioneras en América Latina y en África. En Tanzania, las hermanas se han desarrollado en vocaciones y expandido en varios lugares.


Sr. Miriam Huber, presidenta de la Federación "Santa Clara" de las Capuchinas de la Tercer Orden Regular de San Francisco