Santa Clara y San Francisco

Santa Clara y San Francisco

sábado, 11 de junio de 2016

CRONICA DIA 10 DE JUNIO. Clausura del II Encuentro Internacional de Capuchinas

II ENCUENTRO INTERNACIONAL DE HNAS. CLARISAS CAPUCHINAS
CUAUTITLAN IZCALLI (MÉXICO)
DÍA 10 DE JUNIO
ULTIMA CRÓNICA
              
            Finalizamos ya nuestro II Encuentro internacional de Hnas. Clarisas Capuchinas en esta linda Casa de Formación “Santa Verónica”. Han sido días de intenso trabajo. Ya os ha llegado algún eco en las crónicas que diariamente hemos querido compartir con todos. También han sido días de una rica vida fraterna  intercultural en los que hemos podido gozar de la universalidad de la Orden y conocer cómo se vive nuestro carisma en los cuatro continentes, donde hay presencia de hermanas.
           
Como os decía ayer, se hicieron unas propuestas que confiamos a la Madre del Cielo para que las llevemos a buen término. Por lo pronto, la comisión para la creación de la Confederación internacional pudimos entablar un breve diálogo anoche para  ir concretando el modo de trabajo pues no queremos que esto quede sólo en una ilusión, así que le hemos echado ganas y esperamos poder llevar a término esta propuesta.
            En la mañana de este último día, como siempre, comenzamos puntualmente el rezo de las Laudes y tras el desayuno, corriendo al autobús para nuestra peregrinación. Ya ante la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, una muchacha que nos hacía de guía nos fue explicando al grupo tanto la arquitectura de este magnífico Templo como el sentido espiritual del mismo en el que da la sensación que la Virgen nos acoge a todos bajo su manto de estrellas. También nos comentó toda la historia de las apariciones  de la Santísima Virgen a San Juan Diego  de forma muy dinámica. Fuimos visitando las demás Iglesias que hay  en este recinto y que en algún momento de la historia han albergado en su interior la santa tilma donde está impresa la imagen de la que es llamada Emperatriz de las Américas. Dimos comienzo nuestra gira por  la  Basílica antigua en la que  debido al lago que había debajo, se ha ido inclinando poco a poco y da la impresión que se va a volcar y en la que hay pinturas que explican la conversión de los indios tras la aparición de la Santísima Virgen y como el significado de los símbolos que ella porta en su vestido, fueron decisivos para la evangelización de esta tierra. En la capilla del Santísimo que hay dentro de este Templo pudimos contemplar también el Sagrario más grande del mundo y unos preciosos relicarios que contienen entre otras reliquias, una del “lignum crucis”. Pasamos a continuación a la Parroquia de Santa María de Guadalupe, que era el antiguo convento de las Capuchinas perdido tras la revolución mexicana. En este Templo estuvo el cuadro de la Virgen de Guadalupe cuando estaban allí las hermanas y ellas eran las encargadas de custodiarlo de día y de noche. Es una iglesia neo-clásica ya que al devolvérsela el Estado a la Iglesia ya estaba totalmente expoliada y en su interior no hay retablos ni obras de valor.  Seguimos nuestro itinerario hasta la Antigua Parroquia de indios que en verdad es la ermita que se construyó al pie del Tepeyac según la intención de la Virgen y donde se colocó la tilma para su veneración. A un lado se conserva el sitio donde San Juan Diego hizo su chocita para cuidar el cuadro de la Virgen durante 17 años  hasta que murió en el año 1548 y donde fue enterrado. Este edificio se fue agrandando posteriormente hasta convertirse en la Iglesia que hoy conocemos.

            Pasamos después a la Basílica nueva donde pudimos contemplar esta emocionante imagen de la  Santísima Virgen de Guadalupe y pedirle por todas y cada una de las hermanas de la II Orden Capuchina. Es algo impresionante que las palabras no llegan a poder expresar.
            Nos dirigimos hasta el Monasterio de nuestras hermanas Capuchinas de Linda Vista que está a pocos pasos de la Basílica donde las hermanas que son muy acogedoras,  nos prepararon un buen banquete. Quedó un tiempo después en las que algunas hermanas subieron al Tepeyac o se fueron a la  Basílica para rezar.


            A las 16:00 h. comenzaba la procesión desde la Antigua Parroquia de indios  hasta la Parroquia de Capuchinas para celebrar la Eucaristía presidida por el P. Leonardo y concelebrada por 6 sacerdotes más, 5 Hermanos Capuchinos y el Vicario Parroquial de este Templo. Una Misa muy bien preparada en la que pusimos en el altar los trabajos realizados en estos días para que el Señor los haga fructificar en bien de todas. El P. Leonardo en su homilía nos habló de que todos tenemos una misión, también las contemplativas y la similitud entre la inspiración de la M. Lorenza Longo en 1531 al fundar las Hnas. Capuchinas y la aparición de la Virgen en México en esas mismas fechas y hoy día cuántas hermanas Clarisas Capuchinas  viven en esta tierra que honra y venera con gran devoción a la Guadalupana. También nos animó y motivó para que sigamos viviendo en comunión y  llevemos a cabo las propuestas que  en estos días hemos concretado.

            Regresamos a las 18:00 a Cuautitlan Izcalli donde rezamos Vísperas y cenamos para poder descansar tras este largo día de peregrinaje.
            En este día ya han partido algunos participantes del encuentro para sus respectivos lugares de origen, Hna. Assunta y P. Orazio a Italia, Hna. Josefa y P. José Vicente a España, los demás lo haremos mañana D.m.
            No ha terminado el trabajo, al contrario, ahora comienza la tarea de animar a nuestras comunidades en este empeño de relectura de nuestras Constituciones a la luz de lo tratado en este encuentro sobre todo con el deseo que sirva para revitalizar nuestro carisma y ser cada día más fieles a nuestra consagración.
            Me alegra haber podido compartir con todos las experiencias de estos días, el haber podido acercarlos a estos trabajos fraternos y que hayan orado por el fruto de este encuentro.
           

En manos de Nuestra Señora de Guadalupe, ponemos todos nuestros proyectos, deseos, expectativas,  ilusiones, para que ella los ponga igualmente en manos de su Hijo y los bendiga, y bendiga a todas las hermanas que formamos parte de esta gran familia franciscana.
            Con mis mejores deseos de PAZ Y BIEN para todos y hasta otra ocasión, unidos siempre  en la plegaria
            Sor Mª Pilar Montoro, cronista del encuentro



1 comentario: